Consulta filosófica

Consulta

Filosófico es el preguntar y poético el hallazgo

María Zambrano

La filosofía experiencial como arte de vida

El acompañamiento filosófico ofrece un contexto para reflexionar y alcanzar una comprensión sobre sí mismo, sobre la vida y sobre la actitud ante ella, guiado a través de las centrales cuestiones filosóficas que anidan en todo ser humano. Detrás de nuestra actitud hay una filosofía de vida que le da sentido y un marco de significado. A menudo, los conflictos internos, emocionales y relacionales, parten de una filosofía o cosmovisión de nuestra propia vida y de la realidad que es incompleta, inconsciente o resulta de una percepción errónea.

El acompañamiento filosófico es un espacio de orientación y reflexión donde la acompañante, desde un enfoque lúcido y respetuoso, y consultante dan forma a un proceso y espacio en el que examinar y tomar consciencia de esta filosofía de vida con el objetivo de acercarnos a la verdad y de profundizar en las raíces de nuestro pensamiento y forma de estar.

Podemos entender la verdad como aletheia, un desvelamiento a partir de una visión lúcida, clara, descondicionada y profunda de nosotros mismos y de los fenómenos. En este sentido, el acercamiento a la verdad y la actitud filosófica de cuestionamiento y desvelamiento es una finalidad en sí misma y el bienestar deviene de forma natural. La filosofía no es un circuito cerrado intelectual sino una actitud ante la vida y el conocimiento cotidiano siendo la experiencia lo que realmente transforma.

Estos espacios de investigación y autoconocimiento se caracterizan por seguir una metodología específicamente filosófica y propia de la acompañante filosófica de Inspirare, diferenciada de las técnicas psicoterapéuticas.

Los tres pilares metodológicos sobre los que se sustenta son:

El diálogo
Filosófico

Este método está basado y sustentado en la mayéutica socrática. Este recurso está orientado a que el consultante, a través de diferentes recursos en un diálogo abierto y en un proceso de reflexión crítica y clarificadora, llegue a sus propias conclusiones sobre su filosofía de vida y sus implicaciones.

Los espacios de diálogo se articulan alrededor de procedimientos como:

  • Clarificación de conceptos fundamentales
  • Preguntas y sugerencias que permiten la toma de conciencia
  • Investigación de ideas y textos filosóficos tradicionales y sus implicaciones
  • Detectar y señalar razonamientos falaces

La práctica
Poética

La poesía nos lleva a donde el lenguaje y el concepto no llegan, a la imagen. Sirviéndonos de lo metafórico, nos adentramos en territorios que trascienden lo superficial.

Este recurso no se dirige al virtuosismo o dominio técnico de la poesía, sino que apunta al poeta inmanente a todo ser humano a través de ejercicios específicos o como actitud y disponibilidad. Sus objetivos son:

  • Abrir posibilidades inexploradas y más enriquecedoras
  • Fomentar el pensamiento creativo, divergente y la apertura mental
  • Resignificar nuevos marcos emocionales y conceptuales
  • Integrar la intuición como vía de conocimiento
  • Incluir el corazón, la belleza y el hecho estético como vías hacia la verdad
  • Seguir atravesando el relato conocido y seguro

La actitud
Contemplativa

Cuando examinamos y cuestionamos la filosofía personal, lo hacemos desde una actitud determinada. Esta actitud es la observación silenciosa de lo que no es la verdad, y la contemplación de lo naturalmente constitutivo y esencial en nuestra cualidad de seres conscientes, totales y esenciales.

La distancia silenciosa  nos posiciona en una libertad interior que nos posibilita la transformación en base al cuestionamiento, la conciencia y la comprensión.

La filosofía, y la actitud filosófica, no es ir a la búsqueda de algo sino el desvelamiento de lo único que no puede ser cuestionado en mí y en el mundo. El silencio y la contemplación nos permiten recuperar el contacto perdido con nuestra interioridad veraz y con la autenticidad de la vida en sí.

DIFERENCIAS ENTRE ACOMPAÑAMIENTO FILOSÓFICO Y TERAPIA PSICOLÓGICA

La actitud, el cuestionamiento filosófico y sus implicaciones en la vida cotidiana y en el modo de estar en el mundo tienen, inevitablemente, un efecto terapéutico, en el sentido original del término therapeúein: servir, cuidar y cura del alma. Sin embargo, el acompañamiento filosófico no es un proceso de terapia psicológica tal y como la conocemos. Las diferencias entre la terapia psicológica convencional y el asesoramiento filosófico pueden ser simplificadas de manera general en lo siguiente:

  • La metodología, específicamente filosófica.
  • El acompañamiento filosófico no se centra en el síntoma o en parámetros de salud/enfermedad sino en los cuestionamientos y retos de la vida en clave existencial.
  • Su “fin” es la verdad en sí misma y no el bienestar psicoemocional o la optimización del constructo psicológico sin más.
  • No se centra exclusivamente en las situaciones o cuestionamientos autorreferenciales sino que abre también un espacio a la comprensión del mundo.
  • El motivo de consulta.

ACOMPAÑAMIENTO FILOSÓFICO Y PSICOTERAPIA INTEGRAL

Las psicoterapias integrales de enfoque humanista, como la que ofrecemos en Inspirare, contemplan en su método procedimientos o bases filosóficas también al margen de la dicotomía salud/enfermedad. En el caso del acompañamiento filosófico la base es la filosofía misma en su tratamiento original y desnudo. La psicoterapia humanista, aunque puede incluir cuestionamientos existenciales, aborda su metodología hacia la observación de un yo que debe madurar e integrarse desde aspectos psicológicos.

En este sentido, ambos abordajes se presentan como complementarios y enriquecedores en un proceso de autoconocimiento, crecimiento, alivio del sufrimiento y búsqueda de la verdad. La psicoterapia integral y el acompañamiento filosófico se apoyan mutuamente dando espacio y respuesta a lugares donde alguna de las dos no llega o trasciende su ámbito de trabajo, así como a demandas más específicamente psicológicas o filosóficas según el caso y el momento.

Algunas de las situaciones o retos vitales que nos llevan a buscar orientación pueden coincidir en una consulta psicoterapéutica y en una de acompañamiento filosófico. En este caso, la diferencia radica en la preferencia en uno u otro enfoque de quien demanda la consulta así como en la valoración sugerida de la psicóloga y la acompañante filosófica de Inspirare, que propondrán, bien al inicio del proceso o durante el mismo, uno u otro enfoque según las necesidades que se presentan.

CÓMO SON

Individuales.

Semanales, quincenales o mensuales de 60 minutos.

Primera entrevista gratuita

Esta primera sesión es una toma de contacto para conocernos, conocer tu motivo de consulta y tus necesidades.

DURACIÓN DEL PROCESO

No hay duración determinada ni mínima o máxima, tan solo lo que requiera el proceso de investigación y autoconocimiento bajo la decisión autónoma del consultante.

Para más información o concertar una cita, puedes ponerte aquí en contacto.

contactar

PARA QUIÉN

El acompañamiento está dirigido a personas que buscan un espacio de orientación filosófica. Personas con sensación general de sinsentido o de futilidad o desmotivación, en búsqueda de dirección y sentido de la propia vida, dilemas éticos, conflictos vocacionales o relacionales. Personas que quieren conocerse mejor y profundizar en las grandes y pequeñas cuestiones existenciales. Aquellas personas que sienten que pueden explotar su potencial interior y su lugar y función en la vida.

Acompañamiento online

Si por razones de distancia, movilidad, horario o cualquier otra cuestión prefieres el acompañamiento online, podemos realizar las sesiones vía Skype. No dudes en pedir información.

LA INSPIRACIÓN ESTÁ EN TI

Una vida inspirada se siente como un aliento de sencillez, calma y alegría. Descarga nuestro ebook “Ábrete a la inspiración: 21 días de atención plena para la calma y la felicidad” y recuerda cómo despertarla.